Veronika Miller

Veronika Miller

Acerca de Veronika

< Regresar a Revista

Cuando una casa significa todo – DXV ayuda en Guatemala

+

Las editoras de Modenus Florence y Sarah fueron invitados recientemente a unirse en un viaje misión a Guatemala, para construir una casa para una familia, una familia de seis, viviendo en un solo cuarto. Cuando la mamá estaba embarazada con su quinto hijo, su esposo se fue a EUA a trabajar. Inicialmente, enviaba dinero para su familia cada mes, pero después de un año, el dinero dejó de llegar. No han oído de él desde entonces..

Boy in Guatemala

A pesar de estos problemas, la familia es feliz. Aunque pareciera que no tienen nada, se tienen los unos a los otros, y encuentran mucha dicha en esos pequeños detalles.

El líder del equipo de la misión compartió con ellos su ambiciosa meta de tener la casa construida en 3 días. Si en años anteriores, los equipos han tenido problemas en terminar las casas en una semana, no me imagino que lo hagan en 3 días. Florence and Sarah nunca han construido nada en su vida, más que una casa para pájaros. No hay necesidad de decir que no comparten la confianza que tiene el líder del equipo.

El equipo comenzó la construcción el lunes. Un bloque de base de concreto ya estaba en el lugar para el momento que ellos llegaron. Equipados con martillos, clavos, madera y la ayuda de Diego, el director de la obra, el grupo se prepara para cumplir con el reto. El primer paso era cortar la madera en pedazos más pequeños y llevarla a través de la propiedad de la fundación, al mismo tiempo esquivando pequeños, niños del pueblo que estaban pidiendo sólo una pieza más de dulce.

DXV ayuda enn Guatemala: Fundación src=


Hombre en la azotea, Guatemala

Después de solo un día la cada iba tomando forma.

Al día siguiente, el equipo regresó con bolsas llenas de juguetes y dulces para mantener a los niños alejados del equipo pesado. Ya era hora de terminar las paredes de la casa.; La parte trasera de la casa estaba máximo a dos pies de la barda del vecino. No había tanto espacio como para martillar. El equipo Modenus asumió el reto y rellenaron la parte de atrás de sus playeras con bolsas de papel para crear una barrera entre ellos y el alambre de púas que estaba en la barda. Algunos clavos entraron sin problemas desde el ángulo correcto, otros se doblaron y se tuvieron que quitar. Dos horas más tarde, la parte de atrás estaba terminada, como lo estaban nuestras chicas, pero aún había trabajo por hacer.

Pared trasera de una construcción guatemalteca

Una idea de donde pasaron las dos todo el martes.

Cuando salieron de la parte de atrás de la casa, vieron que el resto de las paredes ya estaban listas. Era apenas el segundo día y lo único que fañta por hacer era el techo.

El miércoles fue día entrega. El equipo llegó un par de horas más tarde que lo habitual: el techo estaba casi terminado por Diego y la ayuda ya no era necesaria. A las 3:00 de la tarde era la hora de entregar la casa a la familia. Todo el pueblo se reunión para ver la casa terminada. La familia recibió las llaves de su casa y abrieron la puerta principal por primera vez para encontrar un cuarto con una mesa de comedor y dos recámaras amuebladas con camas nuevas, colchones, sábanas, cobijas y almohadas.

Cuando una casa lo significa todo; DXV ayuda en Guatemala

DXV ayuda en Guatemala. Viaje de misión

La casa fue terminada en dos días y medio por un grupo de trece mujeres. En la noche de entrega el cielo se cayó, pero la familia se pudo mantener seca..

Cuando una casa lo significa todo. Misión voluntarios en Guatemala” src=

Sarah and Florence hablan de su experiencia: Sabíamos que iba a ser increíble poder poner un techo de verdad sobre la cabeza de una familia en desgracia, pero lo que nos sorprendió más fue la emoción cuando le dieron la vuelta a la llave. La llave era el símbolo de propiedad y de seguridad, algo que nosotros en EUA damos por sentado. Fuimos a ayudar, pero nos dimos cuenta que también tenemos mucho que aprender. Gracias a los patrocinadores, en especial al equipo de American Standard por permitirnos vivir esta experiencia que nos cambió la vida;

All photography by Chasen West Photography para Kandrac Kole